lateinamerika - Quetzal - Politik und Kultur in Lateinamerika


Tristeza

Autor:  |  Frühjahr 2004

Tristeza, soledades inmensas más allá de los ámbitos de la pesadumbre. Quebrantos. Amor sin olvido. Tortura o tribulación. Sinsabores. Tristeza, cuitas o desventuras descendientes de las iras del Supremo Ser Abandono. Colores obscuros, noche obscura, cuarto obscuro, enloquecimientos pasajeros, penas incontrolables. Mesticia, inquietud por lo que sucederá y no se quiere que suceda, molestia que causa el conocimiento de que se es terrenal, es decir: no ser invulnerable, padecer por esto u lo otro, ser afectado por lo que se hace o manifiesta contra suya. Desconsuelo. Tristeza, espina en uno de los miembros superiores de un pesar íntimo duradero cuyo entretenimiento es dar tormento al cerebro y dolor al corazón. Luto: desolación, partida sin retorno de un ser querido. Sufrimiento agresivo, sufrimiento horrible, sufrimiento endiablado, agonía del alma sin posibilidad de llegar al término o entristecimiento. Ducas. Sensación de acoso: se huye, no hay tregua ni sosiego; se llora, no hay consuelo; se sufre desamparo, no hay auxilio ni apoyo; se espera y se va el día y no hay esperanza de que regrese de cualquier lugar la persona que se anhela con vehemencia o acontezca lo que se considera como fundamento del gozo o de la dicha. Tristeza de tristezas, tristeza alegradora o tristeza de las alegrías de vivir y saber que la existencia es grata y tiene un momento último.

tristeza recordativa o lo que es lo mismo: figuras abstractas cuya tarea es generar momentos en los cuales la memoria es una sala en la que se exhiben películas cinematográficas de ayeres gratos vividos en tanto los tentáculos amarillos de la angustia apretan la garganta con ímpetu y fuerza.

tristeza amarga o sabor intenso causador de una sensación desagradable y duradera en la boca del espíritu —supe de un poeta centroamericano esquizofrénico, demente incurable, del siglo XIX que escribió unos cuantos poemas a la tristeza amarga y que murió a consecuencia de la amargura; y supe de la tristeza amarga de un negociante que llegó a su negocio y vio que desconocidos se apoderaron de todo o la mayor parte de las mercancías la noche anterior y no contó con una póliza de seguro sobre hurto o robo; así mismo, supe de la tristeza amarga de una señora sesentona que quedó en la calle por culpa de una desagradecida a quien le dio alojamiento y se las ingenió para falsificar la escritura de propiedad, tomó dinero con la escritura falsa de garantía y no lo devolvió, por lo cual el prestamista se apoderó de la casa.

tristeza agónica, deidad opresora cuya voluntad genera un estado terrible en el cual se muere sin llegar al último momento de la existencia.

tristeza luctuosa, fúnebre, hombre vestida de negro, mujer vestida de negro, esqueleto vestido de negro —oí de de la tristeza luctuosa de la madre y la novia de un joven sanpedrano quien tuvo una muerte violenta, él fue a un bar con un amigo, éste se embriagó, ya tarde despertó al amigo embriagado por la bebida para que se retiraran del local, el ebrio despertado le disparó balas que se le introdujeron en el cuerpo, tres en el pecho y una en un brazo, su muerte duró sólo una porción brevísima de tiempo, el asesino ebrio huyó y la policía no lo capturó; me enteré de la tristeza luctuosa de los familiares y amigos de una mujer joven, por cuya hermosura ganó un concurso de belleza y representó a su ciudad en un concurso nacional de belleza, ella se casó, gozó de la luna miel y fijó objetivos futuros mas la suerte le fue adversa, le dolió la rodilla, la examinaron en el hospital y determinaron que padecía de cáncer óseo, le cortaron la pierna, necesitó de quimioterapia para que viviera más tiempo, gracias a la generosidad de ciudadanos pudo costearse el tratamiento pero no sobrevivió el espacio de tiempo que esperó vivir para cumplir con sus objetivos fijados; leí sobre la tristeza luctuosa de la madre de un joven de dieciocho años que se quitó la vida voluntariamente, en una carta de despedida encontrada junto a su cuerpo muerto dio a conocer que fue un infeliz terrible cuya existencia lo desilusionó y que entre sus faltas se sumaron las relaciones amorosas que tuvo con treinta mujeres a quienes quiso y el terror vivido por su madre por culpa de él, de lo cual se arrepentía, también dio a conocer que tenía el espíritu Yatayn por protector y que era el amo de Satochi o Dios de las Tinieblas (hay que escribir que la madre no aceptó la versión de suicidio de su hijo joven espiritista, según ella sin ambición por el dinero, que hizo favores a gente de su barrio, ya fuese sirviendo de médium para que conversaran con los espíritus de sus familiares o amigos muertos o ya fuese curándolos de enfermedades por medio de sus facultades paranormales, denunció que unos vecinos lo molestaron sin darle descanso, lo difamaron, diciendo que en su casa vendían drogas, y lo vigilaron día por día, a juzgar por lo que le expresó el corazón triste de madre, ellos le quitaron la vida con premeditación y alevosía.

tristeza sólida, hija del tiempo viejo, no muy viejo, de la misma edad del mar, forjadora de mil embustes, tristeza sólida del ser humano romántico, tristeza sólida del poeta generoso y sentimental o sensible y pasional, tristeza sólida de la poetisa pasional y sensible o sentimental o generosa; tristeza sólida del hombre cuyo dureza del corazón se compara con la de un roble con tronco grueso y grandes ramas tortuosas.

tristeza terrible, necia, cara de perro de presa, madre de las calamidades del sujeto sin suerte, tristeza que impide el olvido, tristeza sin límite que causa desesperación o motiva al suicidio —tuve noticia de la tristeza terrible la de una mujer setentona que pasó por el lugar donde estaban dos soldados que abandonaron su puesto de servicio horas antes y se embriagaron e intintos bestiales los incitaron a detener a la primera mujer que vieron, la violaron, le quitaron el dinero y la retuvieron indebidamente, no la mataron, la amenazaron de muerte si daba a la autoridad parte del daño hecho, ella no tuvo miedo, los denunció: uno fue capturado y el otro huyó. ¡Tristeza de tristezas, elemento inherente de la existencia humana!


Weitersagen:


top