lateinamerika - Quetzal - Politik und Kultur in Lateinamerika


Entrevista con Leonardo Padura
Escritor cubano

Autor: und:  | Oktober 2008 | Artikel empfehlen
Kategorie(n): Dialogando

Leonardo Padura - Foto: Detlev Endruhn¿Cómo así empezó su interés por la literatura?

Cuando estaba empezando a estudiar en la Universidad empecé ya a tener una cierta inquietud por escribir, porque tenía ya a otros compañeros que escribían, y me decía: Si ellos escriben porque no voy a escribir yo. Creo que fue un poco por sentido de competencia, en un principio. Y allí empezó la secuencia del interés literario.

¿De dónde viene el nombre de Mario Conde?

Salió de una combinación de necesidades. Yo, cuando estaba en la Universidad había empezado a escribir lo que nunca llegó a ser una novela, donde tenía un personaje que se llamaba Mario La Mar y cuando comenzé a escribir Pasado Perfecto, dije: “Voy a coger el nombre de Mario La Mar para este personaje”. Pero decidí buscarle otro apellido que me funcionara como un apodo, y por eso escogí “Conde” para que le dijeran El Conde. No hay otra razón para que se llame Mario Conde.

¿Cuáles son sus planes para sus próximos libros? ¿Y cómo termina la historia con Mario Conde?

Entre Paisajes de Otoño y La Neblina del Ayer, hay dos novelas que son Adiós Hemingway y La Novela de mi Vida, en las que no aparece el personaje de Mario Conde, y ahora estoy escribiendo otra novela en la que no aparece el personaje de Mario Conde, es una novela un poco en el mismo sentido que La Novela de mi Vida, que es la que todavía no se ha traducido al alemán. Es una novela que se aprovecha del pasado para llegar a una reflexión sobre el presente. En La Novela de mi Vida hay un personaje, que es el personaje central de la novela, que es el primer poeta cubano, el gran poeta romántico cubano José María Heredia, sería un poco como el Lord Byron cubano. Siendo una reflexión sobre la poesía, la cultura, el exilio, la nación cubana; desde él hasta el presente.

La novela que estoy escribiendo ahora que tiene un sentido general pero con una historia completamente diferente. Es una novela sobre León Trotsky y su asesino Ramón Mercader que se va a llamar en español: El Hombre que amaba a los perros. Es una reflexión sobre porque fracasó la utopía del siglo XX, porque la sociedad de los iguales fracasó en el siglo XX. Es una novela que espero poder terminar ya en los próximos dos o tres meses y que espero se publique en Alemania posiblemente en el 2010. Y si La neblina del Ayer, te parece una novela un poco dura, a nivel de crítica, ya te podrás imaginar esta novela que estoy escribiendo.

Pero como ya llevo más de cuatros años trabajando en este libro, entre investigación y escritura, estoy harto de él. Y cuando estoy harto de una historia por lo general, me pasa siempre lo mismo, y es que por una ventana, empieza a asomarse Mario Conde: “Acuérdate que estoy aquí todavía”. Y ya quiero empezar la próxima novela con Mario Conde, que va a ser una novela que va a seguir avanzando en el tiempo. Tengo una idea todavía muy elemental de la novela, pero por lo general yo empiezo a trabajar solo con esta idea muy elemental y el libro comienza a coger una forma en el proceso de la escritura. Esta novela está todavía como un embrión, pero que ya es como si se hubiera hecho el acto de amor y el espermatozoide hubiera entrado en el óvulo. Está empezando a crecer lentamente esta historia. Así que espero que en un par de años haya otro Mario Conde.

¿Por qué publicó sus libros en Barcelona y no en Cuba?

Yo publicaba mis libros en Cuba, hasta que gané un premio en España; hice un contrato con una Editorial española, y a partir de allí lo publicamos primero en Barcelona y después se publican en Cuba.

¿Era difícil para Ud. publicar en Cuba por la crítica…?

No. ¡No había papel para publicar los libros! Todos mis libros han sido publicados en Cuba, sin que se les cambie una palabra, pero no había posibilidad de publicación, no había papel en los años 90. Fue una situación muy difícil y la opción fue poder empezar a publicar fuera de Cuba.

¿Cómo es la vida cultural en Cuba actualmente?

La vida cultural es muy intensa. Más intensa de lo que la economía pudiera permitir y más intensa de lo que parece, porque a veces la vida cultural en los países se ve solamente en los grandes eventos o se ve por los grandes eventos. En Cuba hay una vida cultural muy activa, muy dinámica que se ve todos los días, ya sea en el teatro, en las artes plásticas, en la música, en la danza.

En la literatura está un poco más deprimida la publicación de libros, aunque se ha recuperado bastante en los últimos diez años. Hubo unos momentos en los noventa, terrible, en el que casi no se publicaban libros. Y en general, tal vez donde yo siento que hay un problema mayor en el mundo del cine, porque requiere recursos mayores. Sin embargo, hay un grupo de jóvenes realizadores que con los métodos digitales que existen ahora, están haciendo documentales muy interesantes que dan un reflejo muy dinámico, crítico, vivo de la realidad cubana contemporánea.

Ud. critica tanto la vida actual en Cuba, pero ¿qué le gusta…?

No, no. No es que yo critique tanto de la vida en Cuba. Es que yo me refiero a la realidad de la vida en Cuba. La vida en Cuba tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Y uno tiene que tener como ciudadano un poco de responsabilidad con respecto a determinadas cosas que ocurren en Cuba. Mira, por ejemplo, estos elementos que te decía, de la vida cultural cubana, esto es una ganancia indiscutible. La avidez de lectura que existe en Cuba, la cantidad de lectores, importantísimas que existen en mi país. Y esto es fundamental, creo que la educación es un logro importante, a pesar de que nosotros mismos criticamos muchísimo los problemas que hay en la educación en Cuba. Criticamos muchísimo los problemas que hay en la salud pública, pero si lo comparamos con la salud pública en otros países de Latinoamérica, entonces la de Cuba es un paraíso. Pero creo que tenemos el derecho a exigir que sea mejor y hay que hacer esta crítica.

¿Qué significado tiene para Ud. la Revolución Cubana?

Fue un gran cambio en la vida cubana. Fue un momento en el que muchos elementos ecónomicos, sociales, políticos de la vida de Cuba sufrieron una enorme transformación. Y no solo en Cuba, sino que también esa transformación tuvo un peso importante en la ideología en toda América Latina, en determinados movimientos, en determinadas maneras de pensar.

¿Qué significó la Revolución para Ud. personalmente y su familia? Usted tenía cuatro años, cuando se dio la Revolución…

Yo tenía 4 años, cuando triunfó la Revolución, no tenía demasiada conciencia de lo que estaba ocurriendo. Fue un cambio muy grande. Para mi familia fue de alguna manera bastante traumático porque comenzó la desintegración de la familia. Una parte importante de la familia se fue a los EE.UU. La forma de vida que habitualmente tenía la familia cambió por completo a partir de este momento.

¿Qué cambios permanentes se han dado después del Período Especial en Cuba?

Se han cambiado muchas cosas en Cuba después del Período Especial. Pero creo, que sobre todo ha habido un cambio ético. Yo siento que aquella visión romántica que tuvo mi generación en los años 70 y en los años 80 cambió radicalmente, y hoy en día hay una visión mucha más pragmática, que representa en esta novela el personaje de Yoyi el Palomo.

Pensando en el futuro, ¿qué otros cambios piensa Ud. que sean necesarios?

Muchos. Raúl Castro anunció la necesidad de cambios estructurales y consensuales en Cuba, esto quiere decir cambios profundos. Y estos cambios tienen que ver sobre todo con la economía. La economía cubana no ha funcionado. La agricultura ha sido un desastre. La industria funciona mal. Falta cubrir necesidades de las personas y hace falta un gran cambio en la economía cubana estructural y consensual.

Tenemos tres preguntas en el plano personal: ¿Qué le gusta de su vida en Cuba?

A mi me gusta sobre todo la lectura. Leer libros para mi es un gran placer y ver cine. Pero en Cuba está muy deprimido como ya lo habíamos dicho, entonces lo que hago es cada vez que puedo compro y veo películas de DVD.

¿A Ud. le gusta el bolero y no la salsa?

Me gustan los dos. Y tengo escrito un libro sobre la Salsa. Tengo un libro escrito que llama Los rostros de la salsa donde hay doce entrevistas a músicos importantes de la salsa.

Por último, ¿cuál es su ron favorito?

Me gustaba tomar mucho un ron que se llama Santiago, que se fabricaba en Santiago de Cuba. Pero ya casi no bebo ron…


La entrevista se realizó el 22 de octubre de 2008 en Leipzig. La versión en alemán puede encontrarse aquí.

Foto: Detlev Endruhn


Weitersagen:

Kommentar schreiben




top